5 razones para encontrar un trabajo antes de graduarte

24 Ago
24.08.2018
5 razones para encontrar un trabajo antes de graduarte Cerca del 40 por ciento de los desempleados a nivel mundial son jóvenes, de acuerdo con el reporte Tendencias Mundiales del Empleo 2016, publicado por la Organización Internacional del Trabajo.

La institución estima que el 2015 terminó con de 74.5 millones de personas de 15 a 24 años sin empleo a nivel mundial, y 7 millones se encuentran en América Latina.

El panorama es difícil, sin embargo, las oportunidades existen, y serán los mejores preparados quienes puedan acceder a ellas.

Idealmente se espera que las personas en edad escolar se dediquen exclusivamente a sus estudios, pero cada vez más estudiantes de bachillerato y universidad buscan integrarse al terreno laboral antes de terminar su preparación académica, y esta decisión puede tener más ventajas de las que imaginas.

1. Adquieres experiencia
Uno de los principales factores que perjudican a los jóvenes al buscar empleo es la falta de experiencia. Un estudiante recién salido de la universidad podría frustrarse mucho al descubrir que su preparación no es suficiente para encontrar el trabajo que desea.

Hay dos formas de obtener experiencia antes de terminar la escuela y así convertirse en un candidato “recién egresado” mucho más competitivo.

Consigue un empleo de Medio Tiempo. Probablemente trabajar en una cadena de comida rápida o como cajero en un centro comercial no es el trabajo de tus sueños ni se acerca remotamente a lo que estás estudiando. Sin embargo, todos los trabajos te aportan experiencia de vida, te imponen retos y ponen a prueba tus habilidades.
Aplícate a las Prácticas Profesionales o conviértete en becario. Muchas empresas están en busca de talento fresco, y aunque no ofrecen un gran salario, permiten a estudiantes de últimos semestres y recién egresados obtener experiencia e incluso ser contratados más adelante.

2. Ganarás tu propio dinero
Así sea un salario mínimo, tener un trabajo cuando eres joven te enfrenta a un aprendizaje invaluable: ¡ganarte un sueldo! Por modesto que sea, tu salario puede ayudarte a lograr otros objetivos que impulsarán tu carrera como pagar un curso de inglés o un diplomado que sume puntos a tu CV.

3. Obtienes Referencias Laborales
Para ganártelas no sólo tienes que tener el trabajo, sino además ser un buen empleado. Si eres mesero, repartidor o vendedor, esfuérzate por ser el mejor y destaca. No sólo es una oportunidad de poner a prueba nuevas habilidades, sino que además cuando dejes ese empleo tu jefe no dudará en darte una carta de recomendación.

4. Sumas un plus a tu currículum
Trabajar mientras estudias no es una tarea fácil. Para lograr mantener tu rendimiento escolar mientras trabajas tendrás que poner a prueba tu disciplina, responsabilidad y organización, pero ¡sorpresa! Estas cualidades son muy apreciadas por los reclutadores.

Tal vez estudiaste Contabilidad y trabajaste como cajero de banco medio tiempo durante un año, cuando llegues a una nueva empresa al reclutador le causará una buena impresión saber que tuviste la capacidad de estudiar y trabajar, que fuiste constante en un empleo y lograste antigüedad. Todo eso es excelente para tu currículum y sin duda te pondrá por encima de otros candidatos.

5. Te da seguridad
Trabajar por primera vez es una de las experiencias más retadoras e importantes de la vida. ¡Aprendes muchísimo! Y no sólo del trabajo en sí, sino de otros temas importantes que te servirán a lo largo de tu vida profesional y laboral.

Haber tenido una experiencia laboral previa te hará sentir más seguro de emprender una búsqueda de empleo al terminar tus estudios y te ayudará a desarrollar competencias. Por ejemplo, alguien que estudió Relaciones Comerciales e inicia su vida laboral en un módulo de Atención al Cliente podría poner a prueba su capacidad de negociación y facilidad de palabra, habilidades que podrían ser muy útiles para su futuro profesional.

Si eres estudiante y no tienes necesidad de trabajar, eres privilegiado, significa que tus padres se esfuerzan por brindarte oportunidades para prepararte mejor. Pero si te encuentras en los últimos semestres de tu carrera es importante que tengas en cuenta que, aunque una educación te abre muchas puertas, tener un grado universitario no te garantiza un empleo. Por ello es indispensable que inicies una planeación de tu vida profesional y te fijes metas a futuro.