Cómo aprende nuestro cerebro

01 Jun
01.06.2017
Cómo aprende nuestro cerebro Según el Dr. Mac Lean, nuestro cerebro se compone por tres capas que se han ido formando a lo largo de los años, la primer corteza y también la más antigua es el sistema reptil, seguido del sistema límbico y por último la neocorteza.

El sistema reptil está a cargo de la supervivencia y nos mantiene a salvo, es mecánico, inconsciente, trabaja por instinto y actúa rápidamente. Es el que nos hace huir de situaciones peligrosas o nos permite caminar.

La siguiente corteza es el sistema límbico, esta parte es emocional y las emociones tienen mucha relación con el aprendizaje. Cada experiencia que tengamos determinará si sentimos dolor o placer y lo archivamos como tal, independientemente, las emociones activan nuestro cerebro, al involucrar alguna experiencia podemos recordar mejor.

Estas experiencias necesitan interacción con personas y el medio ambiente, entusiasmo, afecto y bienestar, desafíos y motivaciones. Las largas charlas o clases no didácticas no ayudan al aprendizaje.

La tercer corteza es la más nueva, esta nos permite pensar, analizar, resolver problemas, crear, reflexionar, en sí, realiza las tareas más complejas. Este tiene dos mitades, hemisferio izquierdo y derecho.

El hemisferio izquierdo es lógico y analítico, realista, intelectual, nos ayuda con la comunicación verbal y a planificar y ejecutar tareas muy elaboradas. En cambio, el hemisferio derecho es intuitivo, creativo, no verbal e impreciso. Estos hemisferios están conectados por medio de las neuronas y pasan información de un lado a otro.

Con cada pensamiento o mensaje o experiencia se producen estas conexiones y así es como aprendemos, cada conexión es un nuevo aprendizaje. Entre más estimulemos nuestro cerebro, este tendrá más capacidad de aprendizaje. Para mantener nuestro cerebro activo debemos desafiarlo, motivarlo y hacer cosas nuevas todos los días.